Alerts

Carta de Trabajadores/as de Fribo S.A. a Daisy Fuentes

June, 18 2007 Share

16 de junio de 2007

Carta de Trabajadores/as de Fribo S.A. a Daisy Fuentes
16 de junio de 2007

Estimada Sra. Daisy Fuentes:


Nos han dicho que usted es una persona famosa y buena gente. Le escribimos para pedirle que nos ayude. Nosotros somos personas sencillas  de Guatemala que cosemos sus blusas Daisy Fuentes en la fábrica Fribo S.A ubicada en kilometro 36.5 carretera Interamericana Santa Marí­a Cauque  de Sacatepéquez, Guatemala. Como trabajadores y trabajadoras de esta empresa, misma que usted contrata para que le confeccionen sus pedidos de blusas; estamos cansados de sufrir problemas y abusos dentro de la  fí¡brica — especialmente las mujeres; nos humillan, nos regaí±an y nos gritan todos los dí­as. Los supervisores nos dicen que somos iníºtiles, animales y que tenemos basura en la cabeza. Lo que en realidad nos dicen no queremos ni escribirlo. A veces las mujeres hasta lloramos.

Lo peor es que la administración nos hace deducciones de nuestro salario para el pago del Seguro Social, como dice la ley, misma que debe ser trasladada al Instituto Guatemalteco de  Seguro Social — IGSS- para nuestra salud y pensiones. Pero desde el aí±o 2002 la administración nos ha robado nuestro dinero porque estos descuentos no son trasladados a donde corresponde o sea al IGSS, a veces a fabrica solo reporta 20 trabajadores  y eso es mentira. Eso significa que nosotros/as y nuestros hijos/as no tenemos atención médica, a pesar de que pagamos por ello, lo cual afecta también a la hora de jubilarnos. Para nosotros ha habido consecuencias trí¡gicas. A las mujeres embarazadas les han negado su derecho a maternidad, y las madres e hijas/os no hemos recibido atención medica y de igual forma les violan el derecho al periodo de lactancia.
A los trabajadores que se accidentan en el trabajo o se enferman de gravedad se les niega la atención médica. Ya que estas personas no pueden trabajar, la administración les dice que tienen que irse, cuando en realidad son despedidos sin nada, no les pagan la indemnización que les corresponde por ley.

También estamos perdiendo el dinero de nuestra pensión que vamos a necesitar cuando lleguemos a viejos y no podamos trabajar.

En la fí¡brica hace un gran calor, el agua purificada es insuficiente y por lo mismo debemos consumir agua de un cisterna que esta al aire libre y por lo tanto sucia y contaminada y esta nos ocasiona  infecciones intestinales y otros malestares estomacales; ademí¡s no ponen papel en el baí±o ni jabón.


Las horas extras son obligatorias y tenemos que quedarnos hasta cumplir la meta. Las metas son altas y trabajamos desde las 7:20 de la maí±ana hasta las 7 de la tarde todos los dí­as (11 horas con 40 minutos de trabajo)  y a veces hasta mas tarde. Si llegamos aunque sea 5 minutos tarde nos descuentan varias horas como castigo. Trabajamos hasta 60 horas a la semana, pero creemos que la fí¡brica no nos paga como deberí­a de ser y no nos pagan las horas extras completas.

Nos dan media hora para almorzar, pero no tenemos comedor ni sillas, entonces tenemos que comer en el suelo de la fí¡brica o a la orilla de la carretera con el riesgo de accidentes o de enfermar por la contaminación porque a la vecindad hay una empresa productora de huevos y gallinas.

Sra. fuentes, nosotros necesitamos nuestro trabajo y le agradecemos que nos de trabajo, pero se debe respetar la ley. Nos gusta hacer sus blusas que son bonitas. Necesitamos nuestro trabajo y nuestro dinero, por favor no retire su trabajo, pero sí­ exija que nos traten como personas respetando nuestros derechos humanos.

Pero le preguntamos si usted si es tan amable de intervenir para poner fin a los abusos en la fabrica? No tenemos a quien recurrir. Cuando los norteamericanos visitan la fabrica, todo aparece limpio, ponen agua y papel en los baí±os. A todos nos dicen lo que debemos responder si un norteamericano nos pregunta. Pero en cuanto se van, todo es un desorden como antes que llegaran. Si alguien dice la verdad serí¡ despedido.

Gracias sra. Fuentes por toda la ayuda que nos pueda dar. No queremos caridad, todo lo que pedimos es que nos traten como seres humanos y que nuestros derechos sean respetados.

Con los mayores agradecimientos de antemano por su ayuda.

 


Trabajadores y Trabajadoras de Fribo S.A. , Sacatepéquez, Guatemala


p.d. Omitimos nuestros nombres por temor a represalias de la patronal.

 


 

English