Alerts

La empresa Just Garments cierra en medio de abusos Las trabajadoras necesitan apoyo!

April, 23 2009 Share

 

23-04-2007 
  
La empresa salvadoreña Just Garments, S.A. de C.V., fue fundada en el 2003 y promocionada en el exterior como una "cooperativa sindicalizada" controlada por las trabajadoras, donde todos sus derechos serán impecablemente respetados. Pero la fábrica, rápidamente se convirtió en una compañía violadora de las leyes laborales internas y de los derechos de las trabajadoras, víctimas de quienes supuestamente las beneficiaban.

Desde el 2004 a la fecha, se han recibido numerosas quejas de trabajadoras de Just Garments en algunas de las organizaciones que firmamos este comunicado. Los reclamos a través de los años tienen que ver con malos tratos, acoso sexual, despidos injustos, falta de pago de indemnización como lo manda el Código de Trabajo o —en cuatro  casos— pagos parciales de la indemnización en contravención de la ley, y obligación de trabajar horas extras no pagadas. Dicha empresa, además, se ha apropiado sistemáticamente de las deducciones hechas en los salarios de las trabajadoras de las cuotas del Seguro Social y de los fondos de pensiones (AFP's), privándolas del derecho a recibir atención médica para ellas y sus familias; negándoles, también, el derecho a una pensión en el futuro y cometiendo así  un delito penado por las leyes salvadoreñas.

Que el robo de cuotas de los salarios de las trabajadoras en Just Garments y en cualquier otra empresa que cometa esa violación se considere un delito penal en El Salvador, es un logro de las organizaciones de mujeres, de derechos humanos y laborales.
 
El sindicato de Just Garments nunca funcionó realmente; nunca tuvo autonomía ni democracia interna y no representó fielmente los intereses de las trabajadoras. Ese sindicato fue controlado y manipulado por el administrador suplente de la sociedad Just Garments S.A. de C.V, señor Gilberto Ernesto García Dueñas, para promocionar campañas de recolección de fondos principalmente en los Estados Unidos de América (EUA); fondos que, tras del colapso de la sociedad, pretende seguir recolectando entre algunas organizaciones que por ignorancia o ingenuidad siguen creyendo que beneficiará a las trabajadoras. De acuerdo con las trabajadoras despedidas recientemente, al momento de su cierre en la empresa no quedaban trabajando ya ninguna de las trabajadoras que iniciaron con el proyecto original del 2003.

Hemos tenido conocimiento de más fraudes en las Últimas semanas. Por ejemplo: SEAC International LLC,  una firma solidaria y comprometida con el comercio justo, acusa a Just Garments de estafa y apropiación indebida, ya que después de haber prestado de buena fe más de ochenta mil dólares a Just Garments, ahora ésta se niega a devolver dicha cantidad prestada y se rehúsa a reconocer dicha deuda. Además, por incompetencia y negligencia de la administración, un contenedor cargado de tela destinado para el ensamblaje por la empresa Just Garments fue declarado en estado de abandono por Aduanas de El Salvador; dicho contenedor sigue incautado en las bodegas del Estado y el señor García Dueñas, a quien iba dirigido dicho contenedor como representante legal de Just Garments, por malicia se niega a firmar el reconocimiento de que ese contenedor no le pertenece, condenando esa inversión a su pérdida definitiva.

Debe quedar claro que en el caso de Just Garments, las victimas ha sido las trabajadoras que por necesidad de sobrevivir soportaron los abusos mencionados Por esto, las organizaciones abajo firmantes —con una larga trayectoria en la defensa y promoción de los derechos de las trabajadoras en El Salvador— apoyan las demandas de las despedidas de Just Garments como lo han hecho y lo seguirán haciendo en casos de violaciones de derechos laborales y humanos. Nuestras organizaciones no participan ni han participado en boicot alguno contra Just Garments. Nuestro único interés y actividad tiene que ver con el APOYO INCONDICIONAL A LAS TRABAJADORAS VÍ\xc2\x8dCTIMAS, sobre la base de la JUSTICIA, la VERDAD y la DIGNIDAD, para que hechos como el de Just Garments no vuelvan a repetirse y para que las trabajadoras no sufran más por los abusos y la manipulación de las patronales.

La gravedad de la situación ha motivado a la Asociación de Servicios de Promoción Laboral (ASEPROLA) y a la oficina centroamericana del Consejo Nacional Laboral (CNL), de reconocido prestigio por su compromiso decidido con la causa de los derechos laborales en Centroamérica, a manifestar su preocupación al respecto y a ratificar su apoyo explícito al esfuerzo de los organismos salvadoreños en favor de las trabajadoras de Just Garments.

Por todo lo anterior, SE HACE UN LLAMADO a las personas y organizaciones —sobre todo estadounidenses— que hayan apoyado y aportado económicamente a Just Garments para que AHORA APOYEN A LAS TRABAJADORAS EN SUS JUSTAS DEMANDAS SEGÚN LA LEY SALVADOREÑA Y LA ÉTICA DE LAS ORGANIZACIONES QUE PROMUEVEN LA PRODUCCIÓN JUSTA

En concreto, se debe EXIGIR a la empresa Just Garments:

  • El pago del 100% de indemnización, vacaciones y aguinaldos proporcionales, y salarios adeudados al último grupo de trabajadoras despedidas tras el cierre de la fábrica el 2 de abril del 2007. 
  • El pago de las prestaciones de ley (100% de indemnización, vacaciones y aguinaldo) y salarios adeudados a las trabajadoras despedidas entre el 2004 y el 2007, mientras la empresa recibía donaciones y otras dádivas del exterior.
  • El reintegro, a todas las trabajadoras afectadas, de los descuentos de las cuotas del Seguro Social hechos a sus salarios y no pagados al Instituto Salvadoreño del Seguro Social.
  • El pago a los fondos de pensiones (AFP's) de las cuotas descontadas a todas las trabajadoras afectadas, de los cuales se apropió ilegalmente la empresa Just Garments durante su funcionamiento.
  • Un bono que permita a las trabajadoras despedidas sostenerse con dignidad, mientras realizan los trámites para el reintegro de su dinero y mientras encuentran otro trabajo.
  • Las trabajadoras que por necesidad aceptaron en los últimos años indemnizaciones por debajo de lo legalmente establecido, deberán recibir un complemento que cubra el 100% de su indemnización, vacaciones y aguinaldos legítimamente devengados.
  • El pago de la deuda a la empresa de comercio justo SEAC Internacional LLC, para no afectar aún más la imagen del país entre los buenos inversionistas.

También se  invita a las organizaciones de derechos humanos y comercio justo en los EUA —que de buena fe apoyaron y promovieron a la empresa— hagan ahora una reflexión sobre el porqué fracasó la experiencia y que, además, demanden una auditoría seria de los fondos transferidos a Just Garments para conocer el destino de sus inversiones o donaciones.  Eso, con el fin de que esta clase de violaciones contra las trabajadoras no se repita ni en El Salvador ni en ningún otro país.

San Salvador, jueves 19 de abril del 2007.

Asociación de Mujeres por la Dignidad y La Vida (Las Dignas)
Asociación de Mujeres Salvadoreñas (AMS)
Asociación de Servicios de Promoción Laboral (ASEPROLA)
Centro de Estudios para la Mujer (CEMUJER)
Comité Nacional Laboral, oficina centroamericana
Federación Sindical Salvadoreña (FESS)
Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana "José Simeón Cañas" (IDHUCA)
Movimiento Salvadoreño de Mujeres (MSM)
Mujeres Transformando
Organización de Mujeres por la Paz (ORMUSA)
La Federacion de Asociaciones o Sindicatos Independientes de El Salvador (FEASIES)

 


Para una información más detallada, favor contactar a:

- Henry Fino. Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana "José Simeón Cañas" (IDHUCA), correo electrónico: idhuca@yahoo.es

- Karla Molina. Asociación de Mujeres por la Dignidad y la Vida (Las Dignas), correo electrónico:economia@lasdignas.org

- Carlos Salinas. SEAC Internacional LLC: carlosmsalinas@verizon.net